miércoles, 11 de enero de 2012

SORDO SIN LUCIDEZ

                 Puede que el poeta, sea sordo    
                 y sin lucidez en la mente   
                 y hasta ciego en lo más hondo   
                 y se olvida hasta de él y del presente.

                 Él busca entre los harapos
                 los pertrechos de un ayer,        .
                 de aquellos desechos tropos
                 que he perdido alguna vez
        
                 Cuando abre las ventanas de los ojos
                 siente como un grito que llamara,
                 y se traslada al silencio más remoto,
                que arañan  los sollozos de su cara,

                con el filo más candente de su  espada,
                ve el arco irremediable de la muerte,
                el que punza sin piedad toda  mirada
                más allá de unas sombras impotente.     

                Donde posan las esquilas de la mente;
                aflorando las vaguadas del deshielo
                y de lo absurdo, a veces inexistente,
                alucinas, casi siempre, ¡qué es el Cielo!

                Igual que una herida, mariposa
                me siento en los pétalos de las flores,
               abrevando en los labios de una rosa
               y cabalgando en un iris de colores. 

                Siento como las garras del céfiro
                que  me abrasa sin el calor del ábrego
                y me esparce en los rayos de una luz,
                al más allá del  Firmamento, llego
                galopando a la grupa de mi cruz. 

                Y traspasando como hoja el cielo azul.        
                A  veces, creo que siento los suspiros del rocío:
                al nadar en los  mares de los sueño
                Moribundo en la fragancia del estío 
                 y en lo real, me siento el más pequeño.         

                Sueño que abrazo la luna con los ojos
                y camino hacia el hermano Sol
                y hasta llego cual paloma al Olimpo
                y al despertar, sólo me invade el amor
                que regresó cual sombra de otro tiempo.

                Cómo me gustaría exhalar
                el más estridente alarido en la basta estepa
                de aquella ilusión eterna 
                 y llenar a las montañas de los corazones,
                de la sólida fragancia de la paz
                 y tejer con un manto fascinante
                 de lúcidos manantiales de bondad
                 el mundo sin omitir, ninguna parte 

                 Me gustaría pintar los entrecejos 
                 de las  desbordantes las lágrimas;
                 del color más nítido sus espejos,
                 para calmar a muchas alma.
       
                 Llenado su interior de los reflejos 
                 de candente, calores aún sin llamas: 
                 para prendiera el mundo entero,
                 con el fuego del amor más reverente. 

                 Me siento peregrino en las estrellas 
                 cuando cojo con los ojos el cielo azul
                 y me embriaga el licor de cosas bellas
                que en la tierra solamente es una cruz.

                 Al despertar  de estruendo de quimera 
                 sólo veo como una sombra acampada
                 en los brazos de un ayer de lo que fuera
                 realidad que en mis sueños aún rebota,                   
                 en los rayos afluentes del olvido.
                 Las frías colinas de la mente, helada
                 aún anida el fuego de una mirada,
                donde quedó el espacio escondido de la nada.